Joomla TemplatesWeb HostingFree Joomla Templates
Inicio Crónica Los jueves en Nairobi
Información: Su navegador no acepta cookies. Para agregar un libro a la cesta debe activar las cookies en su navegador.
PDFImprimirE-mail

Los jueves en Nairobi

( Diego Gómez-Pickering )

Los jueves en Nairobi
Ver imagen grande


$150.00


Viñeta

Así siempre sucede con África. Sea que se le conozca a través de la literatura o del cine, o por medio de las vivencias sufridas y/o disfrutadas en persona y/o en sueños, África le produce a uno de todo, menos indiferencia. Cuando África llega, nunca se va, por más que uno pretenda ignorarla. Así sucedió un jueves en Nairobi, un jueves que ha durado más que cualquier otro de los días.

Los jueves en Nairobi expían los pecados y redimen las culpas de una ciudad, un país y un continente que se convierten, sin previo aviso, en un todo; un lugar en el cual la palabra escrita toma vida y las confesiones ajenas se vuelven propias.

Una ciudad contrastante, llena de vida, pero también de muerte. Una ciudad a través de la cual África alcanza su máxima expresión. Una ciudad para todos y al mismo tiempo para ninguno. Una ciudad en donde el cielo se comparte con el infierno.
 


Viñeta

Beatriz García

Cuando sabes adónde vas, todas las mareas te llevan a la isla, y cuando tienes claro el sueño que buscas realizar, el universo conspira para que logres llevarlo a cabo. Así justamente como un sueño inició esta realidad literaria que la pasada noche del 27 de abril se convirtió en noche de Los jueves en Nairobi.

Desde que conocí a Diego me llamó la atención cómo siendo tan joven tenía sus objetivos claramente definidos; en ese momento Diego tenía 24 años, cursaba una especialidad en periodismo en la Universidad Nerhu de Nueva Delhi, y ya hablaba 6 idiomas;  yo me pregunté: ¿este tipo a qué jugaba de chiquito? Y lo más impactante para mí fue que él sabía con certeza que había muchos rincones del mundo en donde él habitaría y de los cuales escribiría para compartir con otros seres humanos, no sólo historias entretenidas sino sus experiencias. «De los lugares que aún no conozco me encantaría vivir en África», fue uno de sus comentarios en uno de nuestros encuentros en Nueva Delhi. No dudé que ese momento llegaría, porque quien conoce a Diego sabe que él constantemente llega a las islas que va dibujando entre sus ideas, sus palabras, sus emociones y sus acciones.

Admiré desde el primer momento su determinación y claridad no sólo respecto a sus dones como escritor, sino en todo lo que vislumbra como posibilidad de ser explorado y ahora, 8 años después, celebro la realización de este momento en que ya está plasmado lo vivido no sólo por el lugar sino también por los personajes maravillosos con quienes fue compartiendo el camino y sobre todo por esos seres extraordinarios con quienes se encontró en esos jueves en Nairobi.

Diego no eligió llegar a Kenia; fue el azar del sorteo de la Secretaría de Relaciones Exteriores —después de sus exámenes con que iniciaba con mucha ilusión su carrera diplomática— lo que le permitió acercarse al continente anhelado; sin embargo, la manera en que Diego vivió, exploró, recuerda, saborea, entiende, ama y comparte Nairobi es singular de su estilo, de sus ojos que a pesar de los kilómetros caminados en todos los continentes no pierde la capacidad de asombro de que detrás de lo que se ve a simple vista hay una historia que conecta con el alma del lugar, del espacio y de quienes han llegado a habitarlo por decisión, por casualidad o porque simplemente así tocaba.

Él relata que Nairobi es abrasante, asfixia, aprieta, colma, estruja, arremete, ajusticia. Nairobi liquida, ahoga, acapara, arrasa, toma, conquista, ciega. Nairobi es avorazada, aturde, sobrecoge, limita, acorrala, rebasa, pega. Nairobi embriaga, desborda, sobrepasa, atrofia, enajena, extasía, atrapa. Nairobi regala, florece, anima, suspira, sueña, libera. Nairobi es adorable, energética. Nairobi llena, excita, reconforta. Nairobi alienta, apoya, engatusa, inspira, crea, reinventa. Nairobi es alucinante, ensalza, admira, regodea, satisface, divierte, sublima. Nairobi drena, Nairobi encanta. Nairobi es dulce, inocente, Nairobi es adorable y amorosa. Nairobi convence, pero engaña. Nairobi atrae al tiempo que repele. Nairobi regala y luego arrebata. Nairobi es extremista, Nairobi no perdona; a mí Nairobi me sabe y me suena a vida, gracias al relato de Diego.
 


Viñeta

Sobre los jueves en Nairobi

 
Soy africano, no porque haya nacido en África,
sino porque África ha nacido en mí.
Kwame Nkrumah
 

Carlos López

 

En Los jueves en Nairobi, Diego Gómez-Pickering nos lleva a través de un viaje por África. Lejos de ser una visita de turista, el recorrido por el que el autor nos conduce es deslumbrante por inesperado, por contradictorio. En el relato se nota la vocación y el oficio literarios de Diego y su empatía con el viaje filosófico iniciado por Jonathan Swift, el viaje lucífugo de Miguel de Cervantes Saavedra y el viaje del conocimiento de Andrés Newman.

De manera muy acertada, Diego sitúa su narración en los jueves; esta constante le da ritmo y expectación a su relato. La manera como salta de uno a otro tema en cada capítulo se teje cada jueves, el mejor día de la semana. Son los jueves los días en que suceden las historias más intensas. Nairobi es el centro de esta narración, Nairobi nos permite vislumbrar África entera y así, en una noche en un bar, puede leerse una ciudad, un continente, vivirse la plenitud de la tierra.

No hay duda de que Nairobi es una ciudad en donde bulle la vida; sin embargo, es la atención y la curiosidad de Diego las que nos traen a la mano un sinfín de imágenes e historias que nos hacen estar ahí, que nos dejan palpar el misterio de Kenia, el enigma de África.

Este libro parece estar estructurado como un diario de viaje, puede leerse como un testimonio, como una guía de asombros, como un conjunto de relatos con crestas poéticas que no terminan, como un rompecabezas siempre en busca de completarse. El lector quiere saber más acerca de este arcano. El libro es nítido, pero Nairobi jamás se resuelve y es su contradicción, su constante movimiento, lo que no permite aprehenderla del todo. Lo que se escapa y cambia es la esencia de esta ciudad despierta e infinita.

El autor no busca retratar en su escritura una imagen de postal y va mucho más allá de la idea exótica que en general tenemos de África. Por el contrario, cada historia nos permite conocer la expresión de distintas culturas mezclándose y sobre todo nos deja ver a las personas: hombres y mujeres que en Nairobi se transforman, que buscan ahí amor, trabajo, aventura.

Nairobi es el contenedor, es el lugar que permite el encuentro o la escisión del encuentro. La sola imagen de su luz, de su extensión, de sus animales, de sus árboles es inquietante. Pero también resulta conmovedor su vocerío. En este libro uno puede oír África, las distintas lenguas en las que se expresan sus habitantes, la combinación de visiones del mundo, la mezcla de sabores, el deseo de mejorar, el anhelo de encontrar algo.

A medida que el lector avanza en el libro, va encontrando más interés en los personajes que la transitan porque en esa ciudad todo cabe, gente de todo el mundo: diplomáticos, estudiantes, maestros, artistas, médicos, sacerdotes, cocineros, cazadores, turistas, políticos; pero también y por supuesto el universo africano, la diversidad de sus países, sus habitantes, los cazadores masai, los somalíes que buscan trabajo, la migración constante que llega a Nairobi y que trae consigo sus rituales, sus creencias, sus costumbres.

Aquí coinciden los contrastes a toda hora, la salud y la enfermedad, la prostitución y el amor, la bonanza y la miseria, la religiosidad y la superstición, la juventud y la vejez, las ganas de aprender las letras de un anciano que empezó la escuela primaria a los 84 años y de los niños que abandonan o nunca pisan un aula. Estas oposiciones producen un lenguaje nuevo entre los habitantes de Nairobi, la mezcla de idiomas y culturas da a luz un especial código de comunicación, palabras compuestas, acrónimos, siglas, siglónimos, neologismos, términos donde se mezcla la cultura africana con la extranjería.

Diego nos lleva por un lugar tan interesante como aterrador. Los estratos sociales que conviven en Nairobi pueden no tocarse o tocarse sólo un instante, en una noche de fiesta o en una carretera peligrosa donde unos asaltan y otros son asaltados. Ahí los extremos se manifiestan con contundencia. La diversidad de culturas se deja ver en los hábitos alimenticios, en las creencias religiosas, en la economía. Hay una constante violencia, soterrada o explícita que reina sobre África.

Sin embargo, Los jueves en Nairobi nos deja asomarnos a un indescifrable mundo lleno de vida y atracción. En ese núcleo, Diego Gómez-Pickering encuentra su escritura, una narración que no nos permite desprendernos del libro porque ahí hay vida, seres humanos asombrosos por su capacidad de resistencia, de afrontar la dureza y la adversidad. Diego nos enseña que un viaje siempre nos lleva a zonas de expectación, que un viaje es entrar en lo otro, ser otro, mirarse en un perturbador espejo.

 
 

Viñeta

Da a conocer Diego Gómez-Pickering su libro Los jueves en Nairobi

* El autor lo definió como un álbum fotográfico que se debe leer

México, 6 mayo, 2010 (Notimex). El amor que Diego Gómez-Pickering siente por los viajes le viene desde antes de nacer. A partir de que tiene memoria, anida en su ser la inquietud de recorrer la geografía nacional y el mundo, de ahí que no sorprenda que su libro Los jueves en Nairobi sea un pedacito de su alma.

«Desde pequeño, mis padres me inculcaron un amor por el viaje entendido como lo entendió Humboldt, es decir, no de uno o dos días sino un periplo que implique ir, conocer, convivir y adentrarse en las culturas del planeta», dijo en entrevista con Notimex este día.

El escritor apuntó que los viajes le han dejado una gran humildad y más ignorancia que sabiduría, «porque cada vez me doy cuenta que sé menos, conforme más conozco más sed tengo de aprender, y más me doy cuenta de lo poco que sé de este mundo».

Abierto siempre a escuchar y conocer nuevas culturas y ver la vida, los viajes le han dejado la enseñanza de siempre preguntar y poner en duda las cosas hasta no conocer su realidad. Dijo que llegó a Nairobi, Kenia, el 12 de septiembre de 2007 y desde el primer momento quedó subyugado.

En el momento la ciudad marcó y atrapó al autor «igual que le pasaría a cualquier persona que la visite». Sin embargo, al ser un viajero recurrente y transatlántico, se le cuestionó por qué Nairobi, a lo que el también maestro en periodismo respondió:

«Porque Nairobi me lo dijo durante el poco más de un año que viví ahí, porque ha sido la ciudad que más me ha marcado de entre cuantas he conocido, tal vez por el estado mental que yo tenía en ese momento, por mi edad, por su belleza y porque Nairobi atrapa de tal forma que yo no me pude resistir», expresó.

Y enlistó otras razones más: porque subyuga por las historias que se entretejen en Nairobi, por la relación que abrió con ese espacio físico conforme conoció gente y vivió diferentes circunstancias, a medida que tuvo muchas experiencias, mientras se convirtió en un ciudadano más, y porque definitivamente la ciudad lo merece.

Ahora, tiene el libro en la mano. Es su segunda obra «como escritor apasionado. «Yo lo defino como un álbum fotográfico. Más que de viaje, estuve ahí para trabajar y estudiar. Ahí viví una serie de experiencias impresionantes en todos sentidos, que me hicieron sufrir, llorar, gozar y gritar de placer. Todo eso fue un mundo nuevo que yo comparto ahora como álbum fotográfico por escrito», relató.

El libro está tratado con un lenguaje descriptivo, en el que la protagonista es esa ciudad africana. No es una crónica de viaje ni un diario de viajero, son pequeñas crónicas en las que Nairobi habla y el autor es el instrumento para dar cauce a un torrente de historias que guarda, abiertas hoy a todos los lectores.
 


Viñeta

Los jueves en Nairobi es una sabrosa, intensa, excelente crónica de la capital keniana.

Humberto Musacchio, «La República de las Letras», Excelsior, 10 de mayo, 2010, p. 7


 

 


:

:

:


Opiniones de los usuarios:

No hay opiniones para este libro.
Por favor, regístrese para escribir una opinión.



Géneros
Autores
Información: Su navegador no acepta cookies. Para agregar un libro a la cesta debe activar las cookies en su navegador.


Cesta de libros
Tienda Praxis
Su cesta está vacía.