Joomla TemplatesWeb HostingFree Joomla Templates
Inicio Teatro A dos voces
Información: Su navegador no acepta cookies. Para agregar un libro a la cesta debe activar las cookies en su navegador.
PDFImprimirE-mail

A dos voces

( Mariluz Suárez )

A dos voces
Ver imagen grande


$90.00


Viñeta

Género y discurso en A dos voces,
de Mariluz Suárez Herrera

Alba Sovietina Estrada Cárdenas

A dos voces, de Mariluz Suárez Herrera, contiene cinco obras de teatro, «Orden establecido», «Mujeres de interior», «Animales de piel hermosa», «Ausencia inmortal» y «La última fonda». Y aunque son piezas independientes, mantienen una relación a través del discurso de género inmerso en ellas. Nosotros encontramos que en el libro hay dos tipos de mujeres, las dominantes y las dominadas, es decir, aquellas que dominan al hombre y las que son sometidas por él.

En el texto, las mujeres dominantes son relacionadas con lo activo, pero lo activo tiene una connotación de maldad, en tanto los signos que aluden a mujer activa son loca, vulgar, asesina y traidora. Por otro lado, las mujeres pasivas, aunque son opuestas a las activas y aluden a marcas semánticas diferentes, también tienen una connotación negativa, ya que ellas remitena engañada, muerta e ignorada, y no hacen nada para evitarlo. Sin embargo, tanto la connotación de maldad de las primeras como la negativa de la mujer pasiva son impuestas por los valores socialmente aceptados, que enmarcan a las primeras como malas y a las segundas como buenas.

La actividad de las mujeres consiste en negar las propuestas masculinas encaminadas a hacerles daño, o también en aliarse con un hombre para dañar a otra mujer. O bien son tan hábiles para manipular a los hombres que los inducen, incluso, al asesinato, como Luisa de «Animales de hermosa piel». Luisa es activa porque no sólo le roba el esposo a otra mujer sino que también la asesina y manipula al hombre para que la ayude. Además, Luisa se expresa casi todo el tiempo con vocabulario vulgar. De esta manera vemos cómo ella alude a traidora, asesina, loca y vulgar.

Rocío, de «Ausencia inmortal», es una adúltera astuta y manipuladora, atributos que sigue utilizando, inclusive, después de muerta.

Ejemplo de pasividad y sumisión son: Ana y la esposa muerta de «Orden establecido»; Mara, de «Mujeres de interior» y Lourdes, de «Ausencia inmortal». «Orden establecido» es ejemplo claro de la esposa abandonada que recibe la pensión del marido. Es la mujer que aguanta, la de toda la vida, que hace pareja con el hombre que cumple para que no le falte nada a su mujer; ella carece de amor, pero recibe sustento, él acumula amor y cumple socialmente como mantenedor con la mantenida.

Sin embargo, Ramón, el hombre aparentemente cumplidor,es aliado de otra mujer: RAMÓN (toma el auricular) Sí, soy yo, pásemela... Reina, ¿dónde estás? ¿Tan temprano en la redacción?... Ah, sí, me olvidaba... ¿cómo supiste? Ah, viste la esquela. ¿Me quedó bien o no? Sólo faltó poner el inquieto, triunfador, afortunado y dos veces viudo Ramón Abascal»*

La frase «Ah, sí, me olvidaba» trae consigo la idea del olvido de algo que aún está presente: el funeral de su esposa. Dicho olvido denota desinterés total de él hacia su mujer y refuerza la idea del abandono del que es objeto su esposa. En el mismo sentido vemos la siguiente frase «Sólo faltó poner el inquieto, triunfador, afortunado y dos veces viudo Ramón Abascal», porque aquí la muerte de las mujeres genera la vida en él.

La relación dominador-dominada en la convivencia de pareja hombre-mujer se rompe en la pieza «La última fonda» con el personaje de Fernanda, ya que su actuar, en un primer momento, responde a la de la mujer dominada, porque obedece de manera ciega a su marido narcotraficante (no sabe que él es narcotraficante); sin embargo, ella asume una actitud contraria cuando empieza a sospechar el engaño de que es objeto. Se arma de valor y denuncia a su esposo.
 

Fernanda rompe con la tradicional conducta sumisa, pero también es capaz de rebelarse, de decir no, y dar un giro a su vida. Esta mujer marca el camino a las mujeres que temen liberarse de la dominación masculina y de los valores femeninos socialmente establecidos. 

* ibídem, p. 14

 


:

:

:

Disponibilidad

Entrega en:

3 a 5 días

Opiniones de los usuarios:

No hay opiniones para este libro.
Por favor, regístrese para escribir una opinión.



Géneros
Autores
Información: Su navegador no acepta cookies. Para agregar un libro a la cesta debe activar las cookies en su navegador.


Cesta de libros
Tienda Praxis
Su cesta está vacía.